Procura no dejar que tus heridas del pasado definan o nublen tu futuro amor.

Todos tenemos un pasado, una historia llena de victorias y pérdidas en el amor. Pero pase lo que pase, para bien o para mal, no es necesario que esto defina nuestro amor futuro. Especialmente si nubla nuestra visión de una nueva persona.

Por supuesto, si estás con alguien cariñoso y compasivo, podrás expresar tus preocupaciones sobre experiencias pasadas y trabajarlas juntos. Pero siempre será principalmente tu trabajo interno. Soltando miedos, preocupaciones, inseguridades y esos pequeños gremlins mentales que les gusta jugarle malas pasadas a tu mente después de medianoche.
Aclara tu visión interior y se aclarará tu mundo exterior.